© 2018 Vinos Romo Quant  info@latercera.mx

  • Icono social Instagram

Lulú Martinez Ojeda

 A los 18 años viajó a Francia para estudiar francés con la idea de regresar a México y estudiar Derecho internacional, pero sus planes cambiaron cuando visitó Burdeos y descubrió que allá se podía estudiar profesionalmente para producir vino. Se quedó a hacer la carrera y cuando la terminó, aplicó para trabajar en las mejores casas productores francesas. Ser extranjera, ser joven y ser mujer parecían ser tres puntos en contra de la mexicana pero no lo fueron a los ojos de Henri Lurton, enólogo del reconocido Chateau Brane-Cantenac, quien la contrató, quizá alentado por sus excelentes notas. Poco después, a Henri y a Lucien Lurton les nació la curiosidad de conocer y experimentar su enología en suelo mexicano, viajaron al Valle de Guadalupe y pronto decidieron invertir ahí; para la tarea de comandar su viñedo mexicano eligieron ni más ni menos que a Lulú, quien volvió a casa después de 16 años. Con tres añadas, la bodega mexicana de Henri Lurton a cargo de esta ensenadense, es clara muestra del nuevo rumbo del vino mexicano, en el tratamiento de nuevas varietales, en su elaboración y en el gusto sofisticado de sus vinos. Para Lulú el camino apenas comienza, a pesar de ser considerada hoy una de las mejores enólogas del país y de Latinoamérica.